Síguete a ti mismo

 

El de la la foto es el último párrafo de la brillante aportación  de Antoni Puigverd, hace dos años, en el Simposio Religiones y Espitirualitat que se celebró en la librería Claret de Barcelona. Ahora viene la Cuaresma, un tiempo que -socialmente- ya no dice nada y del que nos quedan vestigios sin sentido que -eso sí- son bastante populares: el Carnaval y las vacaciones de Semana Santa que rodean este vacío, por ejemplo. Tanto da, ahora, si sois creyentes o no, tanto da si, además, sois de los que procuran aprovechar un poco las propuestas de Cuaresma (que no son exactamente no comer carne los viernes sino "reafirmar con la máxima intensidad todo lo que conduzca, personal y colectivamente, a vivir una vida más liberada" como dice el reciente editorial de L'Agulla.
 
Bueno, pues para todos los que quieran vivir más libres aprovechando el despuntar primaveral con el que coinciden estas siete semanas (ahora obviemos Dios y la religión), les propongo leer el texto de Puigverd. Y para los perezosos, sólo este breve párrafo del final. Y repetirlo como un tantra, como un rosario, como una canción que 'no nos podemos sacar de la cabeza'. Y mirar alrededor a ver qué. Síguete a ti mismo y que el entorno no sea un yugo, que sea aquello donde te agarres para crecer, lo que rechazas -si es necesario- o lo que amas sin sumisión. ¿Verdad que hay trabajo? Pues tienes siete semanas para hacerlo. Cuando acabes, ya será primavera.