Recordando a Paul Ricoeur

(Artículo original publicado el 24/5/2011)

Revisando los blogs de compañeros de CatalunyaReligió me he encontrado con temáticas e ideas muy interesantes y sugestivas. A propósito de la visión de los cristianos como minoría creativa, idea que propuso el cardenal Joseph Ratzinger y recogida por Josep M. Carbonell en su blog, he recordado un hecho que se dió cuando Paul Ricoeur estuvo en nuestra Universidad Ramon Llull hace unos 10 años (que rápido pasa a veces el tiempo!).

Paul Ricoeur estuvo entre nosotros para recibir el Doctorado "Honoris Causa" a propuesta de la Facultad de Filosofía. Fue un acto relevante, que contó con una "Laudatio" por parte del Dr. Andreu Marquès, que el propio Paul Ricoeur agradeció y elogió, y también con la magistral lección de Ricoeur, un discurso de revisión de su obra. El acto transcurrió tal como estaba previsto y llegó la hora del almuerzo. Participaron en el almuerzo entre otras personas el rector Gassiot y algunos miembros del claustro de la Facultad de Filosofía. Recuerdo el decano Dr.. Jaume Aymar, el secretario Vicente Igual, el Dr. Marquès, el profesor Josep M. Via-Taltavull,..  La animación de la conversación estaba asegurada. En aquella época yo hacía de vicerrector. A veces uno tiene esos momentos de privilegio como es el de poder participar en una comida con una de las mentes más brillantes del siglo XX!.  Me quité la pereza de mi francés, un poco oxidado, y presté toda la atención.

En un momento dado la conversación derivó hacia hablar del papel desde cristianos en la vida pública, tema que solía plantear el Dr. Gassiot. Paul Ricoeur dijo más o menos: "Lo que los cristianos no pueden pretender de ninguna manera es querer tutelar el espacio público. Los cristianos somos una minoría. Una minoría ... significativa”. Cuando terminó de pronunciar la última palabra, tengo la imagen grabada y la puedo recordar como si fuera ahora, cambió totalmente su expresión de la cara y estalló en una sonrisa abierta. Como si hubiera encontrado la expresión exacta de lo que quería decir. La aperiencia seria y hierática, el rostro de apariencia cansada del hombre de edad avanzada, cambió completamente y se le iluminó la mirada, mostrando una expresión rejuvenecida, totalmente desconocida para nosotros hasta ese momento. Como si de golpe hubiera redescubierto el sentido profundo de lo que acababa de decir y la relevancia de decirlo en el contexto en el que estaba.

Más tarde me pregunté por esta risa feliz. Porque debería de haber sonreído el serio y prudente filósofo? Ya veis que me preguntaba por algo tan poco preciso como es la hermenéutica de una sonrisa de un pensador del que se acostumbra a interpretar la palabra. Pero me parecía una risa relevante. La reflexión que hice fue que la idea de los cristianos como minoría debían devolver Ricoeur al sentido de lo que es ser minoría cuando de pequeño vivió en una familia protestante en la católica-laica Francia.  Ahora en el espacio público incluso los bloques mayoritarios son minoría, nadie tiene ya la hegemonía. La risa nos decía pues algo así como: ya lo veis nadie tiene la hegemonía, yo ya lo sabía desde hace tiempo!

Por otra parte por su natural formación anglosajona y estancia en los USA convivió con el multiculturalismo o multi-confesionalismo en el espacio público.  Quizás la sonrisa expresaba también la pequeña victoria de los modelos multiculturales en nuestro mundo, que ya entonces se empezaba a dibujar. Pero debemos señalar que dijo "significativa". Creo que lo dijo viendo también los cristianos desde fuera, es decir desde la perspectiva del espacio público entendido como terreno de juego. Este carácter significativo, proveniente de la historia de Europa que él conocía tan bien, puede ser reconocido en nuestro tiempo también desde fuera, incluso desde laicidad. Ahora bien, parecía decirnos, si se pretende tutelar el espacio público nada de nada, saldrán de nuevo los mecanismos ancestrales de oposición que la propia historia ha generado. Es decir el espacio público es visto como irremediablemente plural y con posibilidad de que sea realmente neutral.  La sonrisa de Ricoeur y la idea de minoría significativa expresan desde una visión exterior una idea muy parecida a la que Ratzinger expresaba desde dentro sobre los cristianos como minoría creativa.

Fue pues la lección de toda una vida resumida en un instante sobre cómo Ricoeur creía que los cristianos deben estar en el espacio público. Poniendo palabras y siguiendo con la (sobre)interpretación: No se trata de dejar de lado las convicciones, pero debemos recordar que según como se afirmáran tal vez despertarían de nuevo la sospecha de querer tutelar el espacio público. Junto a la convicción tiene que haber por tanto la persuasión, el diálogo, el reconocer y considerar el interlocutor, el querer colaborar, comprender y aceptar también cosas, proponer, argumentar, razonar, con respeto por las convicciones discrepantes. Dialogar no significa renunciar eh?! Ahora bien el espacio público ha cambiado y ahora todo son minorías. Un cierto multiculturalismo es inevitable. Por historia y tradición en Europa y por tal y como han ido las cosas finalmente, en estos tiempos a los cristianos -pensaba Ricoeur- se les puede considerar minoría significativa. La lección de Ricoeur complementaria a la de Ratzinger.  Es tiempo pues para ser creativos!