El PSOE y la bandera del "laicismo"

Durante el mandato de José Luís Rodríguez Zapatero en la Moncloa, éste levantó como "banderas" distintivas de la izquierda una serie de reformas de carácter moral con el objetivo de acabar con las "desigualdades". Estas reformas en el ámbito de la moral provocaron una reacción -en general- de la derecha, con manifestaciones numerosas y amplias movilizaciones. El PSOE se radicalizó con el objetivo de contentar a sus militantes más activos y laicos y también, de este modo, esconder los déficits en políticas económicas y sociales. El PSOE olvidaba que existe un gran número de sus votantes, simpatizantes e incluso militantes, que se encuentran muy lejos de esta radicalización y que desaprueban los matrimonios homosexuales y la adopción en parejas del mismo sexo, la ampliación de las leyes ya existentes sobre el aborto y la falta de exigencia de la autorización paterna para las menores, la paridad impuesta y ficticia y otros aspectos que han estado en la base de la agenda del Zapaterismo.
  
Me ha decepcionado nuevamente que tanto Rubalcaba como Chacón, en sus discursos previos a la votación, hayan vuelto a levantar la bandera del "laicismo" como signo de identidad del "nuevo PSOE". Si el PSOE ha perdido ampliamente las elecciones pasadas ha sido precisamente porque un número muy grande de sus electores se ha alejado, no sólo por su incapacidad de respuesta económica a la crisis, sino también para radicalitzar el partido en posiciones que responden, quizás, a unas sensibilidades mayoritarias en la militancia, pero que le hacen perder una notable parte de su electorado. Alzando nuevamente la agenda Zapaterista, vamos otra vez a revivir las páginas del viejo PSOE laicista que pensábamos ya definitivamente enterrado con la pasada derrota electoral.

Me ha sorprendido que esta bandera la levantara también Rubalcaba, porque él representa una socialdemocracia al estilo Felipe González: más comprometida con los sectores populares, más social, más centrada e ilustrada. Espero que su sentido político le haga ver que el PSOE sólo recuperará la hegemonía política si es capaz de convocar a los ciudadanos a un proyecto que sume y no excluya y que ofrezca una alternativa económica, social y europea. Esta debería ser, ahora y hoy, la alternativa del PSOE.

Etiquetas: