Nelsa Curbelo: 'El amor tendrá la última palabra'

Muchos elementos se reunieron en la ceremonia de concesión del doctorado "honoris causa" por la universidad Ramon Llull a la Dra. Nelsa Curbelo el día 10 de febrero. En primer lugar era el primer doctorado "honoris causa" que proponía la Facultad de Educación Social y Trabajo Social Pere Tarrés. Este es un claro indicativo de la vocación universitaria de estas disciplinas y de la Facultad. Esta vocación iba acompañada de la ilusión que el profesorado y la dirección de la Facultad, así como también del Patronato de la Fundación Pere Tarrés, pusieron en este acto.

En segundo lugar fue un acto en el que se dio una circunstancia poco frecuente en las universidades. Aparte de la lectura del acta de nombramiento, intervinieron sólo mujeres: la Dra. Anna Berga, que realizó el elogio de los méritos de la Dra. Nelsa Curbelo, la misma Dra. Curbelo que hizo su discurso como doctora, y la rectora de la Universidad Exma. y Magfca. Dra. Ester Giménez-Salinas, que realizó el discurso de acogida de la nueva doctora. Lo digo como signo positivo de la gran normalidad que la mujer tiene en nuestra Universidad y por, digamos, el carácter femenino del acto. Este se manifestaba en la sensibilidad especial, el cuidado e importancia de los detalles, la elección de las canciones de la coral, el tono atento y cariñoso, el lenguaje personal y emotivo, ... Todo ello en una institución que tiene mucho también de "femenina" ya que es, como se sabe, "alma mater".

El hecho que más queremos destacar, sin embargo, es la profundidad humana y la importancia de la labor de la persona a la que se concedió el grado de doctor honoris causa, la Dra. Nelsa Curbelo, que se ha distinguido-como dijo la Dra.  Anna Berga en su intervención elogiando los méritos de la doctora- por la lucha por la paz y los derechos humanos. La Dra. Berga esbozó la biografía de Nelsa Curbelo: Nació en Uruguay y formó parte durante unos años de una comunidad religiosa de las hermanas del Sagrado Corazón en Francia. Hija de una familia no creyente, escondió su aventura religiosa a sus padres, aventura que sólo conocía su hermana gemela-que estaba presente también en el acto-. Estudió Teología en Toulouse y después de un período en un barrio obrero de Pamplona, ​​fue destinada a Riobamba (Ecuador). Dejó el hábito, pero la Fe ha continuado siendo una parte central de su vida. Formó parte de diferentes organizaciones, sin embargo el trabajo más conocido suyo es el que realizó con jóvenes "pandilleros" (prefiere esta denominación en lugar de la de bandas, por las connotaciones que tiene esta palabra). Lidera actualmente la organización "Ser Paz para vivir juntos" en Guayaquil (Ecuador), que promueve procesos de pacificación y educación en valores entre jóvenes que están en situaciones de riesgo y marginación.

La rectora Ester Giménez Salinas intervino al final del acto, con palabras acogedoras y cálidas, dando la bienvenida a la nueva doctora. Destacó entre otros aspectos la importancia del Trabajo Social como ciencia y su lugar en la Universidad. También recordó la importancia de la Declaración de los Derechos Humanos y de la igualdad de oportunidades, que en demasiadas ocasiones se incumplen-dijo-. También habló de los Derechos del Menor, que nos obligan a respetar los derechos de todos los niños y niñas independientemente lugar de nacimiento, progenitores, género, religión u origen social.

Muchas cosas son singulares de la Dra. Curbelo. Se hace difícil resumir su intervención y explicar la atención y emotividad con la que se siguió toda su narración. Destacaré algunas claves de su aportación, con sus propias palabras, para compartir con los lectores la importancia de su trabajo:

1. Es primordial actuar, es decir cambiar el estado de las cosas mediante la acción. Hay que cambiar las personas, superando el miedo al otro.

Sobre el desafío del trabajo con "pandilleros y pandillas" recordó que ya Einstein planteó como: "ningún problema puede ser resuelto desde el mismo nivel de conciencia que lo creó. Debemos aprender a ver el mundo desde otra perspectiva ". Ella añade: "Y actuar en otra perspectiva". La causa del problema es que: "En conjunto hemos desarrollado un gran miedo al otro, a los otros, y esto genera expulsiones, exclusiones, fanatismos de todo tipo: políticos, sociales, religiosos, deportivos".

Para acercarse a una solución recuerda que: "Uno de los seres humanos más admirados por todo tipo de civilizaciones es Francisco de Asís, que propuso una vida sencilla, gozosa, en comunión entre los seres humanos y la naturaleza toda". El punto de partida es que todas las personas compartimos la "necesidad de encontrar el sentido de la propia vida, del mundo, de la existencia".

"La igualdad es una aspiración no una realidad. Por esto el mundo es diferente desde donde se mire y donde se viva ". "Ser Paz" ha logrado en estos últimos años la "capacitación técnica de mas de 6000 jóvenes en alto riesgo con la creacion de microempresas".

2. Para superar los conflictos se debe actuar desde la tolerancia, la comprensión, la empatía. También hay una necesidad de buscar una auténtica autoridad.

"Con el tiempo he aprendido a ver mas allá y más adentro de lo que se dice y lo que no se dice. He descubierto la hermandad profunda de los seres humanos y aprender a creer en el potencial enorme de la comprensión, la tolerancia, la capacidad de escuchar ".... "Muchas veces he estado con asesinos adultos y jóvenes, extorsionadores y corruptos y me pregunto: ¿Cómo he llegado yo hasta aquí y cómo se han convertido ellos en lo que son? Aprendí que no hay una gran diferencia entre un pandillero, un congresista, un medico, un profesor, un periodista, un santo ... Nuestros miedos y esperanzas más profundos son bastante similares ".

Nelsa Curbelo parte de una comprensión de la naturaleza humana: "La sed de afectos es determinante en la aparicion de grupos más que la pobreza y la marginalidad".

Sin embargo hay que ir a la raíz de los problemas: "Ser pandillero plantea una forma de vivir la Ciudad, la Polis. Nos encontramos frente a un acontecimiento político que tiene sus propios códigos, alfabetos, música, jerga, estructuras. Representan una cultura en la que el manejo del poder y la violencia, comprendida como, ejercicio del poder, están siempre presentes". Ninguna violencia no es buena solución ya que: "La violencia puede hacernos obedecer pero genera miedo, sumisión, no poder. El poder real requiere entendimiento, cooperación y apoyo, y su fruto es la libertad ".

Nos recordó también momentos emotivos que vivió como el momento de la entrega de armas en el Barrio de Paz.

3. Nelsa Curbelo trabaja desde el sentido de unas convicciones que tienen unas raíces profundas en la espiritualidad cristiana.

"Viví en Francia donde se echaron las bases de una espiritualidad profunda". Cita un caso: "Buscábamos cadáveres de campesinos víctimas de la lucha de tierras, ejecutados por policías en cementerios clandestinos. Tenía delante de mí a torturadores y campesinos que habían sobrevivido. Me preguntaba en que momento se produjó tal quiebra en la vida de los torturadores que fueron capaces de llegar a tales aberraciones de insensibilidad y uso del poder. Y supe que la educación era fundamental para lograr cambios, Porque en la tarea de reinventar el mundo que este cambio de época nos demanda, los paradigmas han hecho crisis, y es necesario poner vino nuevo en odres nuevos, en palabras del Maestro ".

Felicidades a la Facultad por este doctorado "honoris causa" tan merecido, deseando que este primer doctorado sea el principio para muchos más, aunque sean "laboris causa". Y una frase-síntesis de la Dra. Curbelo para terminar:

"En nuestra vida y en la historia que todos construimos el amor tendrá siempre la última palabra, es mi convicción más profunda".