Primary tabs

Génesis apócrifa
 
-Tengo que confesarte algo, no te sepa mal –le dice Eva a Dios en el paraíso-. Ya sé que me has creado y que me has dado este fantástico jardín, y también la serpiente, pero es que no soy del todo feliz... Me siento muy sola, y además estoy harta de comer manzanas.
 
-Te entiendo –responde Dios-. Lo que puedo hacer es crear un hombre.
 

La semana pasada me pareció una señal de la Providencia el hecho de que, como periodista acreditada ante la Oficina de Prensa de la Santa Sede, se me ofreciera la oportunidad de saludar al papa Francisco en la Biblioteca Apostólica precisamente cuando comenzaba el mes dedicado al Sagrado Corazón de Jesús.

En el número 86 de Via dei Condotti, tocando a la Piazza di Spagna, está la cafetería más emblemática de Roma, el Antico Caffè Greco. Emblemática no sólo porque tiene 250 años de historia, sino porque el lugar ha sido y es el espacio de inspiración y tertulia de escritores, pintores, intelectuales y políticos.

Desde que estoy en Roma ya he vivido unas cuantas Asambleas del Sínodo de los Obispos. La última, sobre la Nueva Evangelización, ha sido muy bien relatada y sintetizada en este portal por Salvador Pié-Ninot. Si fuese la primera que he seguido, quizás abrigaría grandes esperanzas pero no es así.
 

Este año son muchos los libros que se publican a raíz del Concilio Vaticano II con ocasión de sus 50 años. En 1966 salió en Francia un librito titulado "Las burbujas del Concilio" que quería recoger de manera humorística, pero sin desacralizarla, aquella experiencia. Las "burbujas" eran las bromas, los despropósitos,  las propuestas originales.

Esta semana se ha inaugurado en Roma la exposición “Mediterránea” de Pedro Cano, pintor de reconocida fama mundial, nacido en Blanca (Murcia) en 1944 y "desubicado", como dice él mismo, por medio mundo pero con un pie en Blanca y otro en Anguillara, cerca de Roma.

La última trama vaticana, destapada a través de los documentos privados publicados en "Sua Santità", del periodista italiano Gianluigi Nuzzi, comenzó a ver la luz hace unos meses. El mundo vaticano es complejo, y este caso lo es en la misma medida.

Leo con retraso, pero con gran placer, la última circular del Superior General de los Maristas - el catalán Emili Turú, residente en la casa madre romana de este Instituto religioso. Se trata de un folleto en el que, a partir del nombre de María, del que deriva la denominación de la congregación, el hermano Turú reflexiona sobre el presente y el futuro de la institución que preside. Pero no es un texto para expertos, ni tampoco de lectura exclusiva marista, al contrario. Es un pequeño tesoro evangélico.

Ante una Europa donde la asiduidad a los sacramentos cristianos es cada vez más reducida y la población se reconoce cada vez menos en el catolicismo, Italia representa una excepción patente no sólo a simple vista en las iglesias, sino también en las estadísticas. No es que sea un baluarte inexpugnable de la fe, pero al menos está al frente en cuanto al sentimiento de vinculación al catolicismo.

Páginas

Subscribe to